ETER

Toda la comunicación pasa por ETER

Ley Justina: “Es un paso importante para terminar con las listas de espera”

La nueva ley de trasplantes de órganos y tejidos, conocida como la “ley Justina”, sancionada ayer por la Cámara de Diputados, busca cambiar el sistema de donaciones de órganos en el país, terminando con las fatídicas listas de espera. La ley establece que cualquier persona mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos. 

Martín Colombo y Milagros Camilión, conductores de Cambio de Planes, tuvieron el placer de hablar con Diego Fernández, cirujano especializado en trasplantes hepáticos y de agrandamiento de próstata (HPB).

Fernández se manifestó totalmente a favor en su rol de cirujano en la nueva ley de donación de órganos, argumentando que lo que se busca “terminar con las listas de espera” ya que “hoy un tercio de esa lista termina perdiendo la vida esperando el órgano vital”.

Esta nueva ley crea el servicio de procuración en hospitales, ademas de optimizar los procesos para el diagnostico de muerte, se simplifican los procesos que requieren intervención judicial. Para Fernández esto es de suma importancia para mejorar integralmente el sistema de salud argentino. “En la ley se especifica la donación renal cruzada. Hay 30.000 personas realizando diálisis en el país, por lo que el riñón es uno de los órganos más solicitados”.

Dentro de la celebración de muchas partes de la sociedad por la aprobación de la ley, Fernández también es cauto a la hora de señalar que la ley esta en “pañales” y que todavía queda mucho camino por recorrer. “En los papeles parece que es una ley que busca ser impuesta a la fuerza, pero todavía el donante tiene la ultima palabra, respetando siempre su integridad e intimidad”.

 

La nueva ley, esta basada en la de países que han podido achicar considerablemente las listas de espera, como Croacia, o terminado con ellas, como es el caso de España. Actualmente en la Argentina, 11.000 personas esperan un trasplante de órganos o tejidos.