ETER

Toda la comunicación pasa por ETER

Empleados de la Boston tomaron la fábrica de Xocolata

Los trabajadores de la confitería, en horas de la madrugada, realizaron esta medida de fuerza en la sede de la empresa que también es propiedad de los dueños de la confitería, en reclamo de los más de 45 despidos que se oficializaron en los últimos días.

Un grupo de despedidos de la Boston tomó “por fuera” el edificio de Xocolata, ubicado en Teodoro Bronzini y Colón. La idea es clara: que a los hermanos Pablo y Juan Manuel Lotero, y el austríaco Carl Schöndfeldt, los tres socios gerentes de la confitería, no “les entre plata” por lo producido en esta otra empresa.

En comunicación con Las Cartas sobre la Mesa, Alejandra Blanco, una de las empleadas en conflicto, comentó la situación: “Nos echaron a casi todos. Hoy a las 4 de la mañana, se tomó la fábrica por fuera. Los pasteleros y gastronómicos de la Boston no dejaron ingresar a los pasteleros de Xocolata. O sea, no trabajamos nosotros y ellos tampoco, para que a Lotero no le entre plata por ese lado”, explicó.

La empleada informó que ya hay alrededor de 45 cesanteados en la Boston y que tan sólo queda algo de personal  en la sede de Constitución, a pesar de que, hasta el martes, pueden llegar nuevos telegramas de despido. “La situación es desesperante porque nos deben tres meses y el aguinaldo. No hay nadie que haga algo”, se lamentó Blanco.

En esta misma línea, aseguró que, en tres meses de conflicto, los dueños de la confitería solo se presentaron a una audiencia en el Ministerio de Trabajo. Tampoco se acercaron otros representantes de la empresa, ni funcionarios del Ejecutivo Municipal y Provincial. “Estuve hablando con gente del Ministerio y nos dijeron que ‘son mediadores’, pero Lotero no se presentó casi en ninguna audiencia. Además, el señor Arroyo no existe: lo llamamos, le contamos la situación por todos los medios y no se acercó. Tampoco lo hizo la señora gobernadora”, contó.

Por último, Blanco relató que, junto a los trabajadores despedidos, “seguirán resistiendo”. Y concluyó: “No vamos a dejarles los negocios para que después vuelvan a abrir la confitería con personal nuevo. No vamos a dejar que sigan estafando gente. Por eso la toma externa de Xocolata continúa”.