ETER

Toda la comunicación pasa por ETER

Brasil: Día clave para el futuro de Lula

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, atraviesa horas claves a la espera de la votación del Tribunal Supremo de Justicia, que determinará hoy si irá o no a la cárcel por corrupción.

En comunicación con Radio Éter, el periodista local y especialista en política internacional, Augusto Taglioni, analizó el contexto que rodea a la posible encarcelación de una de los principales líderes políticos del país limítrofe. “Hoy se definen muchas cosas, no sólo si Lula permanecerá en libertad o será detenido, sino que se define qué tipo de democracia vive Brasil”, observó.

El máximo referente del Partido de los Trabajadores fue condenado, en primera instancia, por el juez Sérgio Moro a nueve años y medio de prisión. El Tribunal Federal de Porto Alegre, en segunda instancia, ratificó y amplió la condena a doce años.

La causa por lo que se lo imputa al ex presidente es por la adquisición de un triplex, un departamento en San Pablo, proveniente de dinero “mal habido” de la constructora OAS, ligada a la causa de corrupción “Lava Jato”, que liga a empresas de la construcción y al Estado por pago de sobornos.

Al respecto, Taglioni consideró: “Quienes seguimos el tema, coincidimos en que no hay pruebas de que Lula haya cometido dicho delito. No hay pruebas de que alguien del entorno de él haya pasado una noche en ese departamento. Ni siquiera un boleto de compra-venta. Solamente la convicción del juez Moro de que Lula es jefe de una asociación ilícita”.

En este sentido, en el transcurso de esta tarde, los once jueces de la Corte Suprema votarán si corresponde que el ex presidente sea detenido por una condena en segunda instancia. Lula exige ser condenado una vez que la causa finalice, es decir, que transite por las cuatro instancias que puede tener, como máximo, un proceso judicial. Algo que está avalado por la Constitución.

Por otro lado, Taglioni aseguró que el contexto político y social en Brasil ha sufrido un escalada de violencia a partir de la asunción de Michel Temer como presidente interino en 2016. “Primero, este es un año electoral, con Lula ganando en las encuestas. Hace tres semanas, fue asesinada Mariel Franco, concejala de Río de Janeiro. Hace dos semanas, atacaron a balazos a una caravana a favor de Lula. Algunos jueces denunciaron amenazas en la previa de esta votación. Y además, un militar de las Fuerzas Armadas dijo que, en caso de que el ex presidente no sea condenado, iba a ‘primar la impunidad’ y eso significaría que el Ejército puede intervenir para restaurar el orden.  Es decir, si Lula no va preso, puede haber golpe de estado”, explicó .

De cara a la votación de hoy, se especula con que podría haber cinco votos a favor y cinco en contra del líder del PT. La jueza Rosa Weber podría definir la ecuación, ya que no dio indicios de su posible voto.

Frente a este panorama, el Taglioni concluyó: “Hay una gran presión de las Fuerzas Armadas y los medios.  Brasil ya no es una democracia, es una democracia limitada, donde el ejercicio de la política pone en riesgo la vida. Ya no hay democracia cuando hay un Presidente no elegido y jueces que se apartan de la Constitución”.